Un estudio realizado por el grupo de investigación GISAFFCOM, de la Facultad de Deporte de la UCAM, informa que con una media de 12,5 semanas con una frecuencia de 3 sesiones por semana,  se han obtenido muestra de  mejoras de hasta 12º en la curva torácica y hasta 6º en la curva lumbar.

 

15 Julio 2019
 

Este análisis desarrollado por los investigadores de la UCAM, Noelia González, Gemma Mª Gea y Pablo Jorge Marcos, sugiere que fortalecer la espalda podría ser más relevante que realizar estiramientos para reducir la curva del ángulo torácico. Sin embargo, los autores señalan que será necesario combinar ambos ejercicios para conservar la salud del ángulo lumbar.
 
La revista estadounidense `Plos One´ ha publicado recientemente los resultados derivados de esta primera revisión sistemática con meta-análisis sobre el efecto del ejercicio en la curvatura de la columna: cifosis y lordosis. Los tres investigadores del grupo de investigación  GISAFFCOM han señalado que con una media de 12,5 semanas con una frecuencia de 3 sesiones por semana,  se han obtenido muestra de  mejoras de hasta 12º en la curva torácica y hasta 6º en la curva lumbar.
 
“Con una frecuencia de 2 a 3 sesiones por semana durante 8 a 12 semanas sería suficiente para empezar a detectar mejoras en la curvatura de la columna”, ha señalado Noelia González, coautora del artículo.
 
El estudio añade que los programas de fortalecimiento propuestos obtienen resultados similares a intervenciones con  terapias manuales o fisioterapeutas, que podrían prevenir la generación de desviaciones de columna, asociada a incrementos de la presión intradiscal y deformaciones viscoelasticas, causantes de diferentes problemas como la espondilolistesis, la espondilolistesis, las protusiones, las hernias de disco, y el dolor de espalda.