Una tesis doctoral defendida en la UCAM demuestra que la implantación de un profesional de enfermería en el aula aumenta hasta el 80% el aprendizaje de los alumnos en los temas relacionados con la salud.

11 Septiembre 2017

Daniel Guillén Martínez

 

La investigación llevada a cabo con el permiso de la Consejería de Educación de la Región de Murcia, se realizó mediante un estudio experimental controlado en los colegios Luis Costa, La Arboleda y San José de Murcia. Este trabajo trataba de comparar los conocimientos de salud entre un grupo de control de alumnos adscrito al Plan de Educación para la salud en la escuela de la Región de Murcia, donde esta materia es cubierta por el profesorado tal y como la actual Ley de Educación propone, frente otro grupo experimental, no adscrito a dicho plan que recibió los conocimientos de salud impartidos por un profesional de enfermería.

El estudio del ya doctor Daniel Guillén Martínez, dirigido por los doctores Isabel Morales Moreno y Serafín Balanza Galindo, ha obtenido exitosos resultados, donde tras de cinco meses de intervención, el 80% de los niños del grupo experimental incrementaron sus conocimientos sobre los temas de salud impartidos, destacando los relativos a primeros auxilios y Reanimación Cardio Pulmonar (RCP), respecto a los del grupo control, que eran superiores antes de la intervención de enfermería.

Con la investigación del doctor Daniel Guillén se demuestra que la figura del enfermero escolar, como docente en los temas relacionados con la salud va más allá de la simple transmisión de conocimientos, pretendiendo que el alumno los incorpore a su vida cotidiana, generando hábitos saludables que perduren en el tiempo. De este modo, se permite que el alumno se haga responsable de su propia salud sabiendo qué es estar sano y cómo se puede alcanzar ese estado. Estos resultados llevan a plantear la necesidad de introducir este tipo de profesional enfermero para promocionar e instruir en salud a todos los miembros de la comunidad educativa, ya que su función de estos profesionales va más allá de los escolares, sirviendo de apoyo a los propios docentes y a los padres de los alumnos.

En este sentido, la escuela se entiende como el escenario socializador prioritario, donde confluyen los principales protagonistas que van a estar implicados en el desarrollo de hábitos y comportamientos saludables de los futuros integrantes de nuestra sociedad. Por ello, en las estrategias a nivel Mundial se considera sumamente importante incluir conocimientos de salud en las materias que se imparten en los colegios desde edades tempranas, con el fin de incorporarlos a su vida de un modo natural y efectivo.