Con la visita a las EDARS de San Pedro del Pinatar y Los Alcázares, la Universidad Católica San Antonio de Murcia finaliza la instalación de los equipos de monitorización Alcantarilla, Molina de Segura, San Pedro del Pinatar y Los Alcázares.

 

15 Abril 2019
 

El nuevo proyecto europeo ‘Life Ecosens Aquamonitrix’, gestionado a través de la Oficina de Proyecto Internacionales, ha iniciado su actividad el pasado mes de octubre y continúa a un ritmo frenético. Tras la reunión inicial en Tullow (Irlanda) los investigadores implicados han instalado los dispositivos en aguas de distinta procedencia  (aguas residuales y ríos) en distintas localizaciones de España (Murcia y País Vasco), Irlanda, Finlandia y Portugal, y han comenzado el testeo para la medición de los parámetros físico-químicos que determinan la calidad de las aguas.

El proyecto, enmarcado en la convocatoria LIFE, nace con el objetivo de facilitar el análisis de las aguas establecidas y conocer la composición del agua, sin necesidad de realizar determinadas pruebas de laboratorio, lo que conlleva una reducción en los costes y agilidad en la obtención de información de las aguas a tiempo real, proceso que permitirá una rápida toma de decisiones y gestión de la instalación.

Los investigadores de la UCAM, Juan Miguel Navarro Ruiz y Ramón Martínez Carreras del `Grupo de Investigación en Telecomunicaciones Avanzadas (GRITA)´ junto con Nuria Vela de Oro y Abderrazak el Aatik, del grupo `Tecnologías Aplicadas a la Salud Ambiental´, han instalado la primera versión de este sistema de monitorización en cuatro estaciones depuradoras de aguas residuales gestionadas por ESAMUR, entidad colaboradora del proyecto, en distintas EDARs localizadas en Alcantarilla, Molina de Segura, San Pedro del Pinatar y Los Alcázares, al objeto de probar la robustez del prototipo en efluentes e influentes de aguas residuales de distinta naturaleza y procedencia.

Durante los 24 meses de duración del proyecto, cofinanciado por la Comisión Europea, los investigadores de la UCAM, Nuria Vela y Abderrazak el Aatik, validarán los resultados obtenidos por el prototipo comparando los parámetros obtenidos con análisis de laboratorio convencionales, mientras que sus compañeros, Juan Miguel Navarro y Ramón Martínez, serán los responsables serán los responsables de proporcionar la conectividad a Internet del equipo para enviar, almacenar y procesar la información en una plataforma en la nube.

Este nuevo paradigma conocido como Internet de la Cosas (IoT) permitirá a los investigadores crear un sistema inteligente que pueda ayudar a los gestores de las instalaciones a la toma de decisiones y a predecir otros parámetros de calidad del agua no medidos directamente por el dispositivo.