04 Noviembre 2020
 

El riesgo de violencia contra los jóvenes aumenta en proporción al grado de vulnerabilidad en que se encuentran. Desde el inicio de los estudios en el campo de la violencia intrafamiliar, se ha demostrado que cuanto más vulnerable es una persona, mayor es el riesgo de que él o ella se convierta en víctima de violencia. Esta conclusión se encuentra en todas las estadísticas sobre violencia doméstica. Los factores que se asocian con el riesgo de que una persona se convierta en víctima de violencia se encuentran asociados con el grupo de jóvenes que viven en contextos socioeconómicos donde la conducta violenta forma parte de la educación o como método de resolución de problemas. Es necesario que los jóvenes identifiquen y respondan adecuadamente a la violencia asociada a los contextos de vida en los que viven. Esto requiere que los trabajadores juveniles estén preparados para ayudar a los jóvenes en este proceso.

El proyecto EMPOWER, perteneciente a la convocatoria Erasmus+Ka1 y cofinanciado por la Comisión Europea, tiene como objetivo capacitar a los profesionales que trabajan con jóvenes que viven en entornos desfavorecidos o contextos socioeconómicos que crean marginación y exclusión para:

  • Identificar formas de violencia y formas de respuesta a la violencia; en este contexto apuntamos a la respuesta individual a la violencia, pero también a la respuesta estructural que debe desarrollarse a nivel comunitario o social a través de políticas y servicios sociales; Se seleccionará a 20 profesionales relacionados con grupos o comunidades afectados por la marginación y la exclusión.
  • Aumentar la capacidad de los profesionales para desarrollar el pensamiento crítico en relación con la violencia doméstica y la iniciativa de respuesta; en este sentido, la capacidad de.
  • Identificar, comprender y establecer conexiones entre las formas de violencia y la forma adecuada de responder.
  • Identificar disfunciones en la respuesta social a la violencia y las necesidades de la víctima.
  • Apoyar a las personas que enfrentan un alto grado de vulnerabilidad en relaciones abusivas.
  • Comprender la relevancia e importancia de promover comportamientos no violentos y servicios de apoyo para los jóvenes que se convierten en víctimas de violencia a nivel comunitario.
  • Comprender y responder adecuadamente a las justificaciones y causas de la conducta violenta.
  • Construir nuevas respuestas y argumentos que cambien actitudes que generan comportamientos violentos.
  • Desarrollar proyectos y acciones para prevenir y combatir la violencia doméstica contra los jóvenes.

Para poder desarrollar todas estas acciones, la UCAM participará en un curso de capacitación sobre educación no formal para profesionales que trabajan con jóvenes para aumentar su capacidad de responder a la violencia a través de acciones basadas en la comunidad y para apoyar a las víctimas jóvenes de la violencia.