El grupo de investigación BIO-HPC inició en enero un estudio con la empresa austriaca Innophore GmbH para proponer posibles fármacos habiendo realizado ya la primera selección.

09 Marzo 2020
 

Utilizando varios supercomputadores que están en el top 100 de los más potentes del mundo, el grupo BIO-HPC está analizando miles de moléculas para predecir cuáles de ellas pueden ser las más efectivas contra las proteínas diana que se van identificando del coronavirus.

«Nosotros a nivel molecular podemos recomendar fármacos, pero son los médicos los que tienen que tomar la decisión», destaca Horacio Pérez, investigador principal del equipo BIO-HPC de la UCAM que trabaja a través de la supercomputación para proponer fármacos que los facultativos sanitarios puedan utilizar para la cura de enfermedades. El equipo de investigación, que también forman José Pedro Cerón-Carrasco, Jorge de la Peña-García, Antonio Jesús Banegas-Luna y Alfonso Pérez-Garrido se encuentra desde enero trabajando en el caso del coronavirus COVID-19.

Pérez-Garrido afirma que «en los cálculos realizados hemos utilizado una aproximación que se llama reposicionamiento, que significa que no proponemos una molécula desde cero, sino que intentamos reaplicar fármacos que se conocen en otro contexto para ver si pueden funcionar en una enfermedad nueva, como es el caso actual del coronavirus COVID-19».

Avances en coagulacIón sanguínea y cáncer

El grupo BIO-HPC también ha trabajado junto con el Centro Regional de Hemodonación en un proyecto internacional concedido por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades para identificar nuevos fármacos que permitan regular, de forma más eficaz y segura, la coagulación sanguínea. También investiga sobre el virus Zika junto a la Universidad de Hong Kong, las enfermedades raras, el cáncer, etc. Algunos de sus resultados se están publicado en revistas internacionales de gran impacto como JACS y Nature Chemical Biology.