Los investigadores del proyecto DYES4EVER se reunieron para exponer los logros conseguidos: Demostrar y validar la capacidad de las ciclodextrinas como agentes de encapsulación de colorantes y obtener así numerosos beneficios.

29 Abril 2015
 

La textil es una de las industrias más contaminantes y lo es en general el sector de acabado, que emplea grandes cantidades de agua contaminada con una gran variedad de productos químicos. Impulsados por este hecho, la Universidad Católica de Murcia (UCAM) participa desde 2013 en el proyecto DYES4EVER desde el Grupo de Reconocimiento y Encapsulación Molecular (REM) liderado por Estrella Núñez, en colaboración con Aitex, asociación privada de empresas textiles, Colorprint Fashion S.L. empresa que ofrece unos acabados en la estampación de tejidos acordes con las exigencias actuales del mercado en controles de calidad, y el Departamento de Química de la Universidad de Bari. El principal objetivo de este proyecto es el de demostrar y validar la habilidad de las ciclodextrinas (CDs) para encapsular los residuos de las aguas residuales de la industria textil, y más en concreto, su habilidad para encapsular pigmentos.

Subvencionado por LIFE, que es el instrumento financiero de la UE a favor de los proyectos de acción, conservación de la naturaleza, del medio ambiente y el clima en toda la UE, los integrantes de DYES4EVER han llevado a cabo una investigación cuyos resultados fueron expuestos el pasado 24 de Marzo de 2015 en un encuentro que tuvo lugar en la sede de Aitex en Alcoy, con una posterior visita a las instalaciones de Colorprint Fashion.

En este encuentro y tras exponer los resultados obtenidos, se dieron por conseguidos los objetivos propuestos ya que se ha conseguido demostrar la capacidad de la encapsulación de CDs con los diferentes colorantes utilizados en la industria textil. Esto supone en primer lugar que a la hora de la reutilización de los tintes recuperados en un proceso de tintura posterior, el colorante encapsulado no será alterado químicamente y demás, la eliminación del colorante supondrá una reducción de las aguas residuales contaminadas y se traducirá en evitar la necesidad de añadir más productos químicos para limpiar el agua.

Por lo tanto, la eliminación de tinte de las aguas residuales significa que puede ser reutilizada en otro proceso de teñido, alargando su ciclo de vida y reduciendo la cantidad de agua residual contaminada. De esta forma, se solventa un problema ambiental y, a su vez, se obtiene un beneficio económico.