Investigadores de la UCAM analizan la eficacia de un nuevo biomaterial para la regeneración ósea, que permitirá un envejecimiento más saludable y aumentar la calidad de vida de la población.

23 Mayo 2018
 

El grupo de investigación `Regeneración y reparación de tejidos: Ortobiología, Biomateriales e Ingeniería de Tejidos´ de la UCAM, con la colaboración de la Universidad Miguel Hernández de Elche y el IMIDA, ha llevado a cabo la investigación que ha originado la tesis doctoral del ya doctor Rubén Rabadán Ros. El estudio dirigido por los doctores Luis Meseguer Olmo (UCAM), Salvador D. Aznar Cervantes (IMIDA) y Piedad N. de Aza Moya (UMH) tiene como objetivo desarrollar una biocerámica de silicofosfato cálcico, denominada `Fase A de Nurse´, con el fin de ser empleada en Ingeniería de Tejido Óseo como sustituto del hueso.

El aumento de la expectativa de vida de la sociedad y el envejecimiento progresivo de la población está ligado al incremento de afecciones articulares degenerativas que requieren mayoritariamente de sustitución protésica y sus correspondientes recambios con el paso del tiempo. Además, factores externos como los traumatismos de alta energía cinética como consecuencia de accidentes de tráfico, nos enfrentan a múltiples y complejas fracturas esqueléticas asociadas a pérdida de tejido óseo. Se calcula que, en países desarrollados, el 50% de los enfermos crónicos con más de 50 años sufren problemas osteoarticulares, estimándose que esta cantidad se doblará para el año 2020.

Los estudios in vitro e in vivo han demostrado la eficacia de esta cerámica experimental, cuyas propiedades biológicas proporcionan un microentorno óptimo para la proliferación de ahMSCs y su diferenciación hacia osteoblastos. Además, ha quedado demostrado, tras su inserción en conejos de Nueva Zelanda, que la biocerámica favorece la regeneración ósea, no interfiere en los procesos de curación normales, y actúa como una matriz ideal para la neoformación de hueso.

Este biomaterial totalmente novedoso,`Fase A de Nurse´, podría ayudar a paliar el incremento en la incidencia de problemas relacionados con la degeneración ósea y articular de las últimas décadas. Especialidades médico-quirúrgicas como la Traumatología y Cirugía Ortopédica en general y la Cirugía oncológica requieren de grandes técnicas de reconstrucción y del empleo de materiales para conseguir una óptima regeneración ósea. Por este motivo, uno de los retos más importantes en la actualidad en el campo de la biomedicina es obtener biomateriales capaces de promover activamente y de modo eficaz la regeneración o sustitución del hueso, de forma que puedan restablecer su función.