Una tesis defendida en la UCAM señala que medidas como la distancia de las edificaciones a fallas conocidas o analizar el perfil y la pendiente del terreno, ayudarían a prevenir el deterioro de edificios durante los terremotos

23 Noviembre 2017
 
La ya doctora Ana Belén Ayala García pone de manifiesto algunos errores en la construcción que han dado lugar a situaciones tan graves en la Región de Murcia como el derrumbe de viviendas hace unos años tras los terremotos de la ciudad de Lorca. La investigadora señala, en su tesis doctoral defendida en la UCAM bajo la tutela del doctor Juan Roldán Ruiz, que en España no se suele recoger, en los documentos de planeamiento de edificación, algunos factores esenciales para conocer la respuesta sísmica de la zona como son  la distancia de las edificaciones a fallas conocidas (factor geológico), el perfil estratigráfico del terreno (factor geotécnico) y la pendiente de la zona (factor topográfico). Un adecuado análisis en el planeamiento podría evitar la realización determinados tipos de construcciones en ciertas zonas que evitarían as posteriores deterioros de los mismos en caso de movimiento sísmico.
 
Entre los análisis realizados durante la investigación, se ha comparado la posición de las fallas conocidas en el municipio de Lorca y las zonas donde los daños fueron mayores tras los terremotos de 2011, confirmándose que los edificios más dañados se encuentran sobre fallas activas, algo que se podría haber prevenido con medidas tan simples como guardar una serie de distancias a la falla. La doctora Ayala ha diseñado un método de prevención del riesgo sísmico aplicable a cualquier zona geográfica, combinando la clasificación urbanística de los territorios en relación con la disposición de fallas tectónicas, el tipo de terreno y la pendiente de la zona, ya que todos son parámetros que afectan directamente en la respuesta sísmica de las edificaciones, más allá de la previsión sismorresistentes que ya actualmente se realiza desde el propio edificio que se trate.
 
La investigadora recalca la necesidad de incluir en la normativa urbanística algunas de las informaciones expuestas en el texto, que se deberían tener en cuenta previamente a calificar, clasificar, desarrollar, urbanizar o construir en una determinada zona de la ciudad, especialmente si se trata de ampliaciones pero también adaptable a zonas ya construidas, esto último en íntima relación con el análisis de la vulnerabilidades  de las ciudades de nuestra Región.